BLOG

Técnicas de estudio Personalizadas

"Te enseñamos a confiar en ti mismo"

Distracción y pensamiento

Distracción y pensamiento

Me distraigo pensando en otras cosas ¿Qué puedo hacer?

Es obvio que estudiar requiere de un mínimo de concentración, a veces esta concentración se alcanza más fácilmente y otras cuestan algo más.

La concentración es poderosa cuando se alcanza, pues permite avanzar mucho y de forma rápida ante aquello que nos ocupa, pero también es débil, frágil, pues se puede perder por cualquier cosa. Objetos presentes, ventanas, ruidos, hermanos, móviles, ordenadores… son algunos de esos motivos por los que la concentración puede peligrar.

Detengámonos en una variable que tiene un peso muy relevante “pensar en otras cosas”.

Cuando el estudiante entra en tales circunstancias el tiempo se le pasa rápido, inflexible y cuando quiere reaccionar no se cree que haya pasado tanto, el trabajo está acumulado y se ha quedado prácticamente sin tiempo para hacer todo lo que tenía previsto.

El pensar en otras cosas podríamos decir que es algo sigiloso que se le cuela al estudiante casi sin darse cuenta… entonces ¿qué hacer, cómo evitarlo?. A continuación indicamos algunos recursos que pueden ayudar a su evitación:

  • Tener claro lo que se quiere conseguir en el tiempo de estudio, marcarse objetivos concretos.
  • Utilizar mensajes motivadores.
  • Emplear gráficos que supongan un reto a cumplir.
  • Jugar con “tablas de tiempo” combinados con objetivos.
  • Tener reflejado por escrito los pros y contras de distraerte.

Si bien estos recursos pueden contribuir a frenar el tener nuestro pensamiento en otra parte, hay una cuestión que está por encima de ellos, que debe ser fundamental, y que no es otra que la predisposición mental.

El llegar a ese grado de predisposición es muy favorecedor, y ello es algo entrenable que debe enseñarse a todo estudiante, algo que cualquier buen Centro de Técnicas de Aprendizaje debe saber trabajar.

Si el estudiante aprende a lograr esa predisposición y junto a ella pone en marcha cualquiera de los consejos anteriores, el “pensar en otras cosas” quedará muy dominado por el estudiante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *